Técnicas de preparación del esperma para Reproducción Asistida

Técnicas de preparación del esperma para Reproducción Asistida

Técnicas de preparación del esperma para Reproducción Asistida

Existen diferentes técnicas de preparación del esperma con fines reproductivos. El objetivo de estas técnicas es el enriquecimiento de la muestra con la mayor cantidad posible de espermatozoides móviles y funcionales. Se considera una buena muestra capacitada (ya sea para inseminación artificial o FIV) aquella que contenga un total mayor de 1×10^6 de espermatozoides con más del 85% de formas móviles progresivas (concentración final de 20×10^6 espermatozoides/ml en 50 microlitros).

En este proceso de capacitado, además, se eliminarán espermatozoides inmóviles y plasma seminal, que tiene sustancias tóxicas o bioactivas que dañan a los espermatozoides, principalmente por estrés oxidativo. También se eliminan prostaglandinas que se encuentran en pequeñas concentraciones en el semen, y que podrían causar dolor uterino en la mujer.

Lavado simple

Consiste en la centrifugación de la muestra seminal a 400 g para eliminar el plasma seminal de la misma y concentrar los espermatozoides en un pequeño volumen. Con este método se consigue concentrar los espermatozoides, pero no supone ningún método de selección. Sin embargo, normalmente no se realiza este tipo de capacitación por sí sola, sólo en casos de oligozoospermias graves, criptozoospermias o en muestras de biopsias testiculares.

Swim-up

A la muestra de semen se le añade medio de cultivo específico para los espermatozoides y se centrifuga a 400 g durante 10 minutos. De esta forma todas las células contenidas en el esperma, incluidos los espermatozoides, se irán al fondo del tubo formando un precipitado o pellet. A continuación se decanta el tubo eliminando todo el contenido y dejando solo este pellet. Se añade de 0.5 a 1 ml de medio de cultivo, con cuidado de no remover el precipitado y se mantiene durante 45 minutos en un incubadora a 37 ºC con un 5% de CO2. Los espermatozoides con mejor movilidad ascenderán nadando desde el pellet hacia la superficie del medio en este tiempo. Al retirar la superficie del sobrenadante a los 45 minutos se tendrá un medio rico en espermatozoides de gran movilidad.

Esta técnica se usa mucho en los laboratorios de fecundación in vitro, especialmente en casos de normozoospermia ya que se consiguen concentraciones superiores al 90% de espermatozoides móviles progresivos y es un método fácil de realizar.

Gradiente de densidad

Este método consiste en centrifugar la muestra de esperma para hacerla pasar a través de un coloide en forma de gradiente de densidad continuo o discontinuo (45%, 60% y 90% de densidad). Se puede usar Percoll para su realización, que consiste en partículas de sílice rodeadas de polivinilpirrolidona, sin embargo, en la actualidad se utilizan otros coloides como PureSperm o SpermGrad ya que, a diferencia del Percoll, están más purificadas y exentas de endotoxinas.

Una vez establecido el gradiente en el tubo, la muestra de esperma se deposita encima de dicha columna de gradiente y se somete a centrifugación. Todas las células descienden debido a dicha centrifugación, atravesando las diferentes capas de densidad, pero los espermatozoides con mayor movilidad y mejor morfología serán capaces de llegar al fondo del tubo más rápidamente, mientras que los espermatozoides más lentos o inmóviles quedarán retenidos en capas superficiales. Es importante destacar que en esta técnica la fracción de interés es la que queda en el fondo del tubo, la de mayor densidad, ya que es en ella donde se encuentran los espermatozoides con mejor movilidad y morfológicamente mejores.

Este método se utiliza principalmente en casos de astenozoospermia, teratozoospermia y muestras con abundantes células y detritos. Ofrece múltiples ventajas, ya que se recuperan gran cantidad de espermatozoides y con muy buena movilidad y morfología normal.

Diseño web: Limón Publicidad