Blog


Lucha contra la infertilidad

8 agosto, 2016

La investigación debe estar unida a la práctica clínica para luchar contra la infertilidad

La clínica Margen ha alcanzado la cifra de 3000 niños nacidos, gracias a sus técnicas de tratamiento de la fertilidad humana, tanto femenina como masculina.

Según el Instituto Europeo de Fertilidad, aproximadamente existen unas 16.000 parejas españolas que acuden cada año a clínicas de reproducción asistida, para poder concebir un hijo. Y alrededor del 7% de los niños que nacen cada año en España vienen al mundo gracias a dichas técnicas.

Los profesionales de la clínica Margen cuentan con grandes logros en el campo de la reproducción asistida, siendo pioneros, a nivel mundial, del nacimiento de los primeros niños creados a partir de ovocitos y espermátides (en casos de azoospermia secretora, es decir hombres sin espermatozoides). Fueron pioneros en Francia y República Checa en la técnica de microinyección de espermatozoides en el ovocito humano (ICSI) y fecundación in Vitro, respectivamente.

Son profesionales que llevan más de 30 años investigando en temas relacionados con la infertilidad humana, lo que ha provocado que su director, el Dr. Jan Tesarik figure como el investigador mas importante de toda España, con la posición Nº 1, en las especialidades de Obstetrics and Gynecology y Reproductive Biology (revistas específicas científicas de ámbito internacional). Por otra parte, la Dra. Mendoza, figura en la posición Nº5 en ambas especialidades, según el Índice h de los Investigadores mas Importante en Ciencias de la Salud.

En la actualidad, uno de los principales objetivos de la clínica es el estudio de   la fragmentación del ADN (material portador de la información genética), del espermatozoide, proceso que deriva de una excesiva presencia de radicales libres que deterioran el DNA, comprometiendo tanto la fecundación como el desarrollo inicial del embrión.

 En nuestro laboratorio, un índice de fragmentación inferior al 20% se considera que el esperma es de buena calidad. Entre el 20% y el 30% serían espermatozoides de escasa calidad. Y si es superior al 30% estamos ante espermatozoides gravemente alterados. Un índice de fragmentación positivo, puede, por sí solo, explicar repetidos ciclos fallidos en reproducción asistida.

Es importante recordar, que tal índice también puede estar alterado por factores tales como la abstinencia sexual, el abuso del tabaco, la presencia de glóbulos blancos en el líquido seminal, fiebre, infecciones, rayos X o UV, y también por algunas medicinas y/o sustancias tóxicas ambientales.

Se puede  prescribir con éxito, en casos de índice de fragmentación alterado, vitamina C y E, aprovechando el efecto antioxidante que puede disminuir la formación de radicales libres y así la fragmentación.

La IMSI, (inyección intracitoplasmática de espermatozoides morfológicamente seleccionados). es una técnica similar a la ICSI, recomendable a parejas con graves problemas de infertilidad masculina y que del mismo modo en ambas se trata de microinyectar un espermatozoide en el interior de cada uno de los ovocitos recogidos.

La diferencia estriba en lo siguiente: En la ICSI, para la selección del espermatozoide que vamos a microinyector en el ovocito, se utilizan lentes que nos amplifican al espermatozoide entre 200-400 veces.

Mientras que con la IMSI se utilizan microscopios con lentes que agrandan el espermatozoide entre 6.000 a 6.600 veces, permitiendo la selección de aquellos espermatozoides mejor dotados y con nula o baja presencia de vacuolas en sus cabezas. Dichas vacuolas están muy relacionadas o bien con una baja condensación del ADN o con una alta fragmentación del ADN contenido en la cabeza del espermatozoide.

El resultado de la tasa de embarazo con la IMSI puede ser de más del 50%. Y es muy recomendable en pacientes con ICSI fallida o implante malogrado, cuando existe una teratozooespermia grave (muy pocas formas normales), elevada fragmentación del ADN o en casos de infertilidad idiopática.

Para mayor información consultar www.clinicamargen.com


Diseño web: Limón Publicidad