Blog

  • Feliz Navidad

    Feliz Navidad


Importantes avances científicos ayudan a mujeres de más de 40 años a ser madres

26 agosto, 2016

Cuando la mujer se acerca a los 40 años, el deseo de ser madre se hace cada vez más difícil de cumplir, y este proceso se acelera aún más después de esta edad. Sin embargo, actualmente cada vez hay más mujeres de estas edades, que aún no tienen hijos.

Hay varias razones para esta tendencia, mayoritariamente vinculadas con el estilo actual de vida, caracterizado por la emancipación profesional de la mujer en la sociedad. La actividad profesional en ámbitos de alta competencia es muchas veces incompatible con un embarazo, por lo que cada vez más mujeres posponen voluntariamente la maternidad, para cuando su actividad profesional esté consolidada.

Sin embargo, el reloj biológico de la mujer no ha cambiado, y la capacidad reproductiva de sus ovocitos puede resultar insuficiente cuando la decisión de tener hijos se haya tomado.

Por ello, mujeres de edad cercana o mayor de 40 años acuden cada vez más frecuentemente a clínicas de reproducción asistida para buscar ayuda en su proyecto parental. Sin embargo, el resultado deseado no es a menudo fácil de alcanzar.

Afortunadamente, nuevos avances científicos, a los cuales la investigación realizada en la Clínica MARGen de Granada ha aportado una significante contribución, pueden marcar un cambio importante. Parte de estos nuevos conocimientos está ya disponible para uso inmediato, otros aún necesitan más estudios para poder aplicarlos.

Los resultados publicados por la Clínica MARGen en medios de comunicación científica de gran prestigio muestran claramente que el tratamiento de cada paciente tiene que ser diseñado individualmente a su medida, para aumentar la cantidad y calidad de sus ovocitos. Adiós entonces a protocolos generalizados y aplicados a ciegas a todas pacientes.

Otros avances que ya dan su fruto están ligados a métodos utilizados en el laboratorio biológico de la clínica que permiten la óptima maduración de los ovocitos, su fecundación in vitro, la selección de los embriones más competentes y la técnica de la transferencia de los embriones en el útero de la paciente. Por ejemplo, la substitución hormonal de los medios de cultivo,  utilizados para los ovocitos y los embriones es muy importante.

La investigación en este campo necesita todavía un periodo de confirmación y adaptación al uso clínico. Sin embargo, su impacto en el futuro no muy lejano será enorme. Por ejemplo, el análisis del genoma entero de los ovocitos y embriones, un proyecto en el cual Clínica MARGen está involucrada muy activamente, permitirá determinar con una grande fiabilidad que embrión es viable y cual no. Esto permitirá evitar situaciones desagradables como abortos después del éxito inicial de la tentativa de reproducción asistida.

Además, el conocimiento fiable de la vitalidad y normalidad de cada embrión permitirá reducir el número de embriones transferido a cada paciente (actualmente se transfieren más embriones porque no se fía de la calidad de cada uno), evitando un embarazo múltiple no deseado. En un futuro un poco más lejano se supone que la tecnología de células madre, actualmente en plena expansión, permitirá la regeneración de los ovocitos incluso en mujeres que carecen por completo de ellos.

Carmen Mendoza 
Especialista en Reproducción Asistida.


Diseño web: Limón Publicidad